XIMENA MANDIOLA
home artista obra videos prensa contacto

  2015
EXPOSICION "SINAPSIS"
GALERIA PATRICIA READY, 29 ABRIL - 5 JUNIO. SANTIAGO - CHILE 2015
.
 
 
     
La Panera, mayo 2015. Por Carmen Muñoz Hurtado.    
Artes y Letras    
     
Artes y Letras    
     
     
El Mercurio, Artes y Letras. 10 mayo 2015. Por Waldemar Sommer.    
Artes y Letras    
     
     

El Mercurio, 17 abril 2015.

   
Arte al limite    
     
     
www.aboutsantiago.cl, 17 abril 2015.

   
Arte al limite    
     
     

La Panera, abril 2015. Por Paola Pino A.

   
Arte al limite    
Arte al limite    
     
   

   
     
 
     
     
  ------------------------------------------o-----------------------------------o-----------------------------------o------------------------------------------  
     
     
     
  2012
VIA CRUCIS.
Catorce estaciones pintadas por catorce artistas. Capilla Pontificia Universidad Católica de Chile.
 
 
     
El Mercurio, octubre 2012.

   
Arte al limite    
     
     
El Mercurio, agosto 2012.    
Arte al limite    
     
     
     
   

   
     
     
     
 
     
  ------------------------------------------o-----------------------------------o-----------------------------------o------------------------------------------  
     
     
     
  EXPOSICION "CAMPOS CIFRADOS" GALERIA PATRICIA READY. SANTIAGO - CHILE 2011.  
     
Periódico Al Límite, Marzo 2011. Por Camila Urrutia.

   
Arte al limite    
     
     
Revista Sábado, El Mercurio. Sábado 19 de Marzo 2011.    
Arte al limite    
     
     
LA TERCERA, Cultura y Entretención. Miércoles 02 de Marzo 2011.    
Arte al limite    
     
     
La Panera, Marzo 2011. Por Paola Pino.    
Arte al limite    
     
     

El Mercurio, Artes y Letras. Domingo 03 de Abril de 2011

Pinturas de Ximena Mandiola:
El número como personaje
Por Waldemar Sommer

Comentamos la semana pasada un concurso para mujeres, en el subterráneo de Galería Patricia Ready. Hoy en sus salas principales exponen dos pintoras. Así, sobre el espacio del peligroso ámbito mayor logra imponerse Ximena Mandiola. Lejos de toda pretensión geométrica, el número aritmético constituye, una vez más, el exclusivo protagonista de la artista. Con lienzo, textiles diversos, papel de periódico o espejo como soporte, utiliza ya el fondo de éste, ya pigmentos, ya tintas, ya especialmente bordados, a menudo suntuosos, para definir las mil variaciones de su personaje. La cifra, entonces, se sujeta a variaciones, donde se distorsiona en poderosas ondulaciones -"Zona cero"-, donde se contrastan los tamaños -"Entrada liberada"-, en la cual se enfrentan distintas intensidades cromáticas. Tampoco faltan las reiteraciones seriales que saturan, con su uniformidad sintética, el campo visual; tampoco, la aproximación al graffiti callejero -"Anotaciones numeradas II"- y los números transformados en signos enigmáticos -"Minutos contados IV"- o en un remedo lúdico del alfabeto árabe: "Todo al revés". Fundamental es destacar que los marcos desempeñan un rol definitorio en toda la exposición. Sencillos o con pretensiones de estilo se vuelven complemento importante de cada obra. De ese modo emprenden una especie de juego formal, capaz de intensificar la condición plástica, por instantes decorativa, del protagonista capital. No olvidemos, por último, la sutileza de ciertas combinaciones de texturas -"El número impar II"- ni la feliz asociación de rojos, negros y blancos, ni del soporte con signos chinos: "A 547 I". Si los bordados de "Fragmento de tiempo" emergen con sabor a tapicería medieval, esa suerte de cuadro sobre cuadro que resulta, en papel de diario, "Monocopia" ostenta un lindo diálogo de técnica y enmarque.

En síntesis

Inquietas variaciones de Ximena Mandiola alrededor de los números. Amplias o pequeñas pinturas de Catalina Prado en un momento, acaso, de transición, y blancos grabados arquitectónicos de Juan Francisco Martínez.

-----------------------------------------

El Mercurio, Cultura. Lunes 21 de Febrero de 2011

La omnipresencia de las cifras:
Ximena Mandiola y su diálogo con los números

Tras su exposición en el Museo de Bellas Artes en 2009, la artista vuelve con una nueva serie en formatos más pequeños. La muestra será en la galería Patricia Ready.  
MARILÚ ORTIZ DE ROZAS "El número es el que rige las formas y las ideas, y la causa de los dioses y los demonios", decía Pitágoras. Tras quince años pintando números, Ximena Mandiola lleva ya unos cuantos más leyendo la obra de este filósofo y matemático griego que afirmó que los números eran el principio, o "arjé", de todas las cosas. "Están en todo y casi todo puede ser expresado numéricamente, pero para mí, principalmente, se asocian al paso del tiempo", manifiesta la artista visual en su taller de Bellavista.

En la mayor parte de su obra, ha pintado "sus propios números", es decir, secuencias de cifras inventadas por ella, que se repiten, y que pinta una por una, con paciencia infinita. Sin embargo, en su exposición "Campos Cifrados", que se inaugurará el 9 de marzo en la galería Patricia Ready, utilizará también tres códigos universales: el número pi, el número fi (o número áureo) y el número primo; todas cifras infinitas, estudiadas desde hace milenios. "Los números son mágicos, secretos y están omnipresentes en nuestra existencia", precisa ella. "Son solitarios y sospechosos", escribe Paolo Giordano, en "La soledad de los números primos", obra que evidentemente Mandiola devoró.

Para ayudar a los espectadores a ingresar a este mundo numérico, va a instalar un espejo en la entrada de la galería. Este espejo, o "Autorretrato", estará pintado con miles de pequeños números, en blanco, donde cada persona, al mirarse, tiene la sensación de ingresar a una galaxia donde no gravitan sino números arábicos.

El montaje lo está diseñando con Santiago Aránguiz y contempla más de cincuenta obras. A diferencia de la muestra en el Bellas Artes, aquí decidió abordar formatos más pequeños y ha efectuado una larga experimentación con distintos soportes, como papel de arroz, géneros, diarios y cartones; y entre las múltiples técnicas que despliega, recurre incluso al bordado a máquina.

Los protagonistas de estas series numéricas son la intensidad cromática, el ritmo y la textura; además del marco. Hace más de tres años comenzó a recolectarlos a cambio de pinturas o grabados de su autoría.

Ximena Mandiola no creó una obra para cada marco, sino una obra "con" cada marco; de hecho, hay algunos donde los números se fugan de la tela, configurando un todo. La artista agrega que utiliza el número "como signo representativo y mediador de la realidad, porque es un idioma común en nuestra relación cotidiana con el tiempo".

-----------------------------------------

www.galeriapready.cl
Marzo de 2011

Ximena Mandiola, Campos Cifrados

En “Campos Cifrados”, de la destacada artista nacional Ximena Mandiola, cada obra es una abstracción numérica con un entretenido ejercicio visual que alude a una relación muy próxima al pensamiento religioso y espiritual.

Con un trabajo en base al equilibrio y el juego visual de los números Ximena Mandiola abre la temporada 2011 de la Galería Patricia Ready el día miércoles 9 de marzo. En esta ocasión la artista nacional se presenta con una propuesta de experimentación en que incursiona con nuevos soportes tales como el cartón, la madera, el papel y el género para cautivar a los visitantes.

Siempre concentrada en el número como resultado de un largo trabajo del pensamiento, ella explica que su propuesta aborda la abstracción numérica en una relación muy próxima al pensamiento religioso y espiritual.

Por primera vez la artista centra cada una de sus piezas con especial énfasis en la selección que ha hecho de los marcos. Soporte y marco encantan entonces como un todo, sin que los coloridos números arábicos logren sobresalir por sí solos sino como parte de un armónico conjunto.

Ximena emplea técnicas mixtas tales como tintas, lápices, hilo y, por supuesto, óleo y acrílico. El resultado es un entramado que delata un mundo de sorpresas tanto en su conjunto como en el trabajo que se esconde en los acercamientos a la tela.

Esta verdadera “Oda a los números” tan habitual y a la vez tan mágicamente expuesta por Ximena a veces parece intentar descifrar los versos del propio Neruda : “¡Qué sed de saber cuánto! ¡Qué hambre de saber cuántas estrellas tiene el cielo”, escribió sobre la magia de los números el poeta.

Destacan en la muestra, a modo de ejemplo, obras como “El Número Uno”, lienzo que indistintamente alude al 1 como primer dígito de la secuencia matemática, pero también a esa necesidad humana en nuestra sociedad de ser primeros en todo. De hecho, la artista lo pinta en color amarillo intenso, para sentar dominio visual ante las otras cifras que se multiplican.

A su vez, en “Tiempo verdadero” los montos son depositados tanto como materia pictórica como forma bordada, tal vez para conferirle a estas creaciones la paciencia femenina en alusión a la delicada y esforzada “Penélope” y el tejido eterno que ella elaboraba, mientras esperaba a su amado “Ulises”.


GALERÍA DE RETRATOS
En la muestra se despliegan un abanico de texturas y superficies variables, cargas impulsivas con intensidad cromática, todo dominado por el ritmo intuitivo de la mano de esta creadora cuyo gesto proyecta movimientos ópticos reales.

La pintura numérica de Ximena Mandiola traslada el mundo de los números a la vida cotidiana. La repetición incesante adquiere el dinamismo y la vitalidad necesarios para hacer de esta exposición 2011 un registro único, personal e irrepetible.

Ella irrumpe empleando el número como signo representativo y mediador con la realidad, “porque el número es un idioma común en nuestra relación cotidiana con el tiempo en el contexto actual”, explica.

A partir de un código común a todas sus obras -esto es el número- con gran talento ella va haciendo entonces distintas combinaciones y agrupaciones de las que se obtienen diferentes resultados en cuanto a forma, composición y color.

Cada obra es un ejercicio mental, no desde el punto de vista matemático sino visual, ya que en su conjunto sus piezas constituyen redes de las que emergen elementos gracias al contraste o la superposición. Los mismos que no son evidentes a primera vista. La repetición o el trabajo en serie del código matemático permite entonces el surgimiento de nuevas fórmulas que son determinantes al momento de producir efectos ópticos en el espectador.

“Me seduce la idea de imaginar a esta serie de telas como una galería de retratos en torno al color y la forma, utilizando el número como rostro de ellos y, al tiempo, como la huella que deja la artista de un constante ir y venir en pos de mantener esa armonía”, escribe el crítico Carlos Navarrete.

La repetición constante e infinita de los números de Ximena la conecta con lo cíclico y lo mítico, ligándola con algo no terrenal, sino metafísico.

Entre los logros con proyección internacional cabe destacar su participación en la Feria de Arte Ch.ACO 2010 presentada por la Galería Patricia Ready. Asimismo, su obra fue apreciada por los más importantes coleccionistas internacionales durante la Feria internacional “Latin American Experience MFAH” convocada por el Museo de Bellas Artes de Houston, Estados Unidos, entre el 3 y el 5 de febrero pasado. Se trató de una importante feria digital de arte contemporáneo a nivel mundial que congrega a coleccionistas, galeristas y renombrados mecenas de museos. Instancia en que la obra de Ximena fue presentada por la Galería Patricia Ready para resaltar su interesante trabajo junto a otros artistas consagrados y jóvenes talentos de gran nivel.

   
     
     
     
 
 
 
 
------------------------------------------o-----------------------------------o-----------------------------------o------------------------------------------
 
 
 
  EXPOSICION "ECUACIONES" MUSEO NACIONAL DE BELLAS ARTES. SANTIAGO - CHILE 2009.
 

El Mercurio, Artes y Letras. Domingo 26 de Abril de 2009.

Ximena Mandiola
Por Waldermar Sommer

Gráfica exclusivamente de números manuscritos constituye el fundamento de la pura pintura de Ximena Mandiola. Catorce lienzos de 2007-2008, amplios y de similar formato, abrazan con su rico cromatismo al visitante en la Sala Chile del Museo Nacional de Bellas Artes. Estos despliegues numerales, que sólo operan como forma plástica, saturan en filas ininterrumpidas cada soporte con verdadero horror al vacío. Pero desde lo hondo de estas ordenadas aglomeraciones ocurre más de algo: irradia el color en "Letra chica", por ejemplo-; se agitan la luz y la sombra en "Uno en cinco"; se apretujan las direcciones de un mundo urbano en "Números cruzados"; comienza una danza loca en que una especie de sortilegio personaliza cada cifra en "24x7". En general, domina aquí una dinámica peculiar de masas coloreadas. Tampoco faltan en ellas delicadezas como la apastelada "Cara oculta", o las gamas fulgurantes de "Mediodía". Las dos vertientes de la abstracción, Bauhaus, pop art y arte óptico fundamentan estas pinturas que, asimismo, operan como unitario conjunto. "Desclasificado", como bien lo señala su título, apunta a un ámbito más incierto y decorativo.

-----------------------------------------

El Mercurio, Artes y Letras. Domingo 15 de Marzo de 2009.

Crecen los números en las obras de Ximena Mandiola

"Viví y crecí entre los grandes maestros, es un regalo que recibí de mi padre y que con los años de madurez he podido valorar y guardar como un inigualable tesoro", dice Ximena Mandiola, a punto de inaugurar dos nuevas exposiciones. Cada una de las pinturas de Pedro Lira, Rebolledo, Juan Francisco González, Camilo Mori y de los cientos de obras que logró reunir su padre, como reconocido coleccionista nacional, solía ser comentada en la intimidad de las conversaciones familiares. Y si de esos grandes autores don Eugenio Mandiola Solar opinaba a la hora de comida como quien habla del quehacer de un viejo amigo, esta vez su hija confiesa que nada le ha adelantado de su nueva producción. "Espero sorprenderlo gratamente", asegura. Se trata de pinturas cuya factura la ha tenido de cabeza en la intimidad de su taller durante casi tres años y que de alguna manera coronan su paciente trayectoria e investigación como artista, en la que ha desarrollado una minuciosa y casi obsesiva temática donde el número es el protagonista. "Siempre a partir de un código común, voy haciendo distintas combinaciones y agrupaciones, de las que obtengo diferentes resultados en cuanto a forma, composición y color".

"Ecuaciones", se titula la muestra que presentará pinturas de gran formato (1.60 x 2.00 m), pensadas y ejecutadas para ser expuestas especialmente en la Sala Chile del Museo de Bellas Artes.

En cambio la exposición "Tiempo contado", que inaugura el 22 de abril en Galería 13, reúne 40 obras de un formato más pequeño en las que aplica nuevos materiales y enmarca con soportes, bordados y marcos de una estética más barroca, "parecidos a los usados por mi papá en esos clásicos de la pintura que solía coleccionar".

Cada pintura de Ximena Mandiola es un ejercicio mental, no desde el punto de vista matemático sino visual. "Me planteo partir con la reiteración de un código -algo recurrente en mi trabajo- pero restringirme en el color, para que la tensión se logre con los números al revés (usados como la gubia en el grabado) o con puntos de color".

Pero en esta nueva producción la pintora se atrevió a usar números más grandes, "invadir la tela con ellos, algo nunca investigado anteriormente en mi trabajo" que se patentiza en "Uno en cinco" (en la foto) y en "Cara oculta", obra en la que también suma a su trayectoria una nueva paleta en tonos pastel.

Y si en "Mediodía" intentó llevar el color a "su máxima tensión, al límite", según asegura, en los cuadros "Números cruzados" y "Desclasificado" se aventuró a usar números ya no realizados con su puño y letra, como era su tónica, sino que aplicó números de la calle primeramente fotografiados.

-----------------------------------------

El Mercurio, Actividad Cultural. Viernes 27 de Febrero de 2009.

Las ecuaciones de Ximena Mandiola
por Daniela Silva Astorga

Aunque los dígitos estén en el ADN de la vida, el 2 y el 3 rara vez sirven para más que contar. Pero la artista chilena Ximena Mandiola, simboliza la excepción de esa regla. Hace 14 años los descubrió en la calle y, desde ahí, no dejó de pintarlos. Sin duda son su lenguaje y, por eso, se embarcó en un ambicioso proyecto: resumir toda esa investigación en creaciones de gran formato. Y desde "El pulso de las horas", su última exposición individual (2005), plasmó su obsesión por las cifras en 15 obras que, a partir del 24 de marzo, mostrará en la Sala Chile del Museo Nacional de Bellas Artes (MNBA).

La exhibición se llama "Ecuaciones", en honor a las secuencias que marcan el "pulso" de la vida, y debe mirarse de cerca. "Aunque sean abstractos, los números son muy familiares. Y con la pintura se retrata todo su movimiento, ritmo y tensión", comenta la pintora.

La muestra siempre evidencia repeticiones y saturación, con obras que parecen grabados ("Marcha blanca") o dibujos con tiza ("Ejercicios de memoria"). Pero, también suma una investigación nueva.

En "Números cruzados", las secuencias de dígitos son fruto de letreros con precios y numeraciones de casas. Con sus fotografías, la artista armó un collage para suplir por primera vez su diseño a pulso, abriendo un espacio para cifras ajenas.

Junto a eso, esta pintora abstracta decidió que en las obras de "Ecuaciones" habría números más grandes y trazados de una sola vez, como en "Cara oculta". "Cada uno necesitó de gran esfuerzo. Debían ser precisos, pero el trabajo de taller requiere de muchas horas y siempre hay pequeñas desconcentraciones, que le dan el sello a toda manualidad", explica.

¿Cómo nace la inspiración para estos números? Ninguno es al azar: vienen de la investigación, o de hechos íntimos. Pero eso no importa. La invitación es a sintonizar, desde la experiencia propia, con la poesía de esas ecuaciones y pensar las cifras desde otro escenario.

   
     
     
     
 
 
 
 
------------------------------------------o-----------------------------------o-----------------------------------o------------------------------------------
 
 
 
  EXPOSICION "EL PULSO DE LAS HORAS" GALERIA 13. SANTIAGO - CHILE 2005.  

El Mercurio, Artes y Letras. Domingo 16 de octubre de 2005.

EN MNBA. Galerías Matthei y Trece:
La Vega y otros
por Waldemar Sommer
(Fragmento)

Once artistas recrean la Vega en el MNBA, mientras Óscar d'Empaire exhibe en A.M. Matthei, y Ximena Mandiola en Trece.

Juegos visuales
Ximena Mandiola, por su parte, entrega sus últimos cuadros en Galería de Arte Trece. En éstos juega la gráfica, con la disposición en serie de los números de una manera completamente pictórica. Conforman juegos visuales que introducen el movimiento y, por una sola vez -el naranja de "Jueves tercero"-, sutiles modulaciones de un color único. Si "Retrato y autorretrato cruzado" aparece más tosco que las tres atractivas pinturas en el muro junto a la entrada del local, éste soluciona sin inconvenientes el enfrentamiento entre el pequeño sector dominado por los grises y el amplio multicolor.

Con similar temática de números y exuberante colorido, "Visiones en 47 segundos" se torna un mosaico de pequeños fragmentos, protagonizado por el uno, mientras otras numeraciones se entrometen con gracia, uniendo grupos de fragmentaciones. Por su parte, en los dos óleos "5 pm" asoma el pop art de un modo más decidido. Su propósito es sugerirnos movilidad volumétrica dentro de las márgenes de la superficie plana. Y en ambos trabajos ello se logra con mayor delicadeza que en "Travesía numérica".

-----------------------------------------

El Mercurio, Artes y Letras. Domingo, 16 de Octubre de 2005.

Entrevista
EN GALERÍA TRECE, XIMENA MANDIOLA:
"ME PROPUSE MOVER MIS NÚMEROS"
por Cecilia Valdés Urrutia.

La pintura abstracta de Ximena Mandiola se volvió ahora hacia el volumen: sus números de colores crecieron y se desplazaron. Usa hoy el óleo como lápiz "arrastrando los colores desde el fondo húmedo para sorprender con los nuevos". Exhibe en Galería Trece.

Usa un método muy antiguo para su pintura: el de la repetición (el de la letanía, oración), concentrándose en ese martilleo o pulso. Busca dejar a la vista el registro de la manualidad y evidenciar un margen de error: "Como la inquietud de la mano sobre el soporte, las distintas presiones. Me interesa la cadencia de las líneas, la imperfección", cuenta Ximena Mandiola.

Esta artista abstracta -con improntas gráficas y del op art- que expone su último trabajo en Galería Trece (Avda. Nva Costanera 3980) es reconocida por su paciente y dedicada manualidad. Antes, desarrolló una obra con lápices de cera de colores en que iba trabajando número por numero en una composición de cientos que saturaban la tela. Expuso, entonces, una muestra dividida por salas de sonido: estaba la sala del ruido, la del murmullo, la del silencio". Ahora, se trasladó al óleo, privilegiando siempre la investigación y descubriendo nuevas técnicas en una explosión de color, como en la pintura de reducción, que se observa en telas como "Lunes festivo" y "Jueves tercero".

-Apareció ahora un trabajo del volumen en el plano.

"Sí, es el gran desafío que me propuse: mover mis números y moverlos por color, por tamaño, por planos. Me planteo problemas que me motiven para seguir avanzando. En algunos busco la saturación, pretendo lograr el volumen, como en la obra 'Visiones en 47 segundos', donde todo está al límite. Los colores que usé son difíciles, trabajé los números de distintos portes y la saturación es total".

-Otras obras las aborda en forma diferente.

"Sí, en la serie '5 p.m.', el volumen está tratado en forma más ordenada, y empiezo a dejar algunos cuadrados sin números, lo que es un paso importante. En la pintura 'Retrato y autorretrato cruzado', dejé un espacio de cuadrados en matices de grises sin números, para dar descanso y tensión a la pintura".

-Esto recuerda, de algún modo, las pinturas con cuadrados que hacía Nemesio Antúnez para trabajar el volumen.

"Yo también sentí que esos cuadrados remiten a Nemesio Antúnez. Pero fue absolutamente por azar, quizás mi inconsciente quiso homenajearlo. Siento un gran aprecio por ese gran artista".

-¿Cuáles diría que son las herramientas en esta nueva propuesta suya?

"La manualidad, la reiteración, el volumen y el color".

-¿Dónde quedaron los lápices de cera?

"Los lápices de cera sobre tela fueron el desafío principal en la exposición "Registro", en galería Praxis. Han pasado varios años, he seguido investigando y hoy el gran desafío es el óleo. Por ejemplo, al usarlo como lápiz arrastrando los colores del fondo húmedo y sorprender con los nuevos que aparecen".

-La reiteración sigue siendo protagonista.

"La reiteración es el gran tema. Es mi pintura. Uso la repetición. Me remito a la fuerza de los ritmos, a la fuerza necesaria para pintar todas las horas que sean necesarias para lograr el resultado anhelado. Y al juntar reiteración y manualidad queda a la vista lo que más me interesa: el registro de la manualidad, exponiendo el pulso y todo el proceso que conlleva esa construcción" .

-Y los números son el elemento básico de composición.

"Son mi materia prima, mi motivación. Siento que su combinatoria es única y que la suma de estos códigos va en una deriva dinámica y sentimental. Me permite también ordenar el tiempo. Llegué a ellos después de un largo proceso, desde el paisaje urbano, buscando la máxima síntesis y concentración de significados. Me apropié de ese símbolo como una forma de atarme a la realidad... Las historias y los números están relacionadas de un modo sorprendente y fascinante".

-El color sigue esencial.

"Pues bien, es un elemento constructivo en mi pintura. Trabajo cómo organizar su disposición espacial, su interacción. Todo eso produce la tensión y el ritmo de la obra, y siempre trae sorpresas y nuevos desafíos".

-¿Qué buscas internamente con tu abstracción?

"Es mi lenguaje y éste guarda información, y me gustaría que una persona tuviera tiempo para detenerse frente a un cuadro y que le pasara algo. En este lenguaje está la máxima concentración de significados en la brevedad del soporte.

"El imaginario pictórico se guía por un trabajo con la realidad no como modelo, sino como materia prima para re-descubrir las posibilidades que nos ofrece el mundo visible. Y siento que al retirarse el mundo figurativo irrumpe un mundo abierto a otras posibilidades. Es un gran desafío mostrar la realidad, mi realidad, desde los lugares que habitualmente no lo vemos. Es difícil y es por lo que trabajo".

-¿Quiénes reconoces como tus principales fuentes?

"Muchos me han influenciado de distintas formas. Me siento cercana a Cezánne, por la forma que tenía de trabajar dejando a la vista el proceso de construcción pictórica, donde el "error" es parte de la obra y por ser un pionero en la abstracción".

-¿Reconoces una impronta de Matilde Pérez?

"Es un honor sentir que coincido en algunas cosas. Es una gran artista y no sé cuánto tiempo más vamos a tener que seguir esperando el Premio Nacional de Arte tan esquivo para una artista que tiene méritos de sobra.

"Me siento cercana a ella en el rigor que tiene en su trabajo, en la investigación profunda del color y porque ha mantenido una línea coherente de trabajo ligada a la abstracción".

-¿Y cómo ves la posición hoy del arte abstracto?

"Las corrientes abstractas operan de manera intermitente al interior de una historia contemporánea. Sus aportes son cíclicos y muy dialécticos. Vemos su influencia sobre las corrientes actuales post- minimalistas y objetuales hoy tan en boga.

"La abstracción geométrica, más que la lírica, es fuente determinante para las nuevas generaciones de hoy".

   
     
     
     
 
 
 
------------------------------------------o-----------------------------------o-----------------------------------o------------------------------------------
 
 
 
  EXPOSICION "REGISTRO III, INDAGACION DEL TIEMPO" GALERIA PALMA-VALDES. SANTIAGO - CHILE 2001.  

Magnetismo Numérico
por Daniela Rosenfeld

Existen ciertos artistas de lento y pausado proceder. También los hay cuyas intensas búsquedas saltan frenéticamente de una manifestación a otra. De los primeros, dentro de la historia del arte, podemos recordar las formas geométricas de Piet Mondrian, los chorreos de Jackson Pollock, al azul de Yves Klein, las perforaciones de Lucio Fontana; en fin, aquellos sellos distintivos e inconfundibles que les pertenecen a Cada uno. A ese tipo de creadores pareciera haberse adecuado la última producción artística de Ximena Mandiola, quien insiste en pintar números. En su quinta muestra individual, titulada Indagación del tiempo, los repite una y otra vez, en distintos tamaños, formas, direcciones y perspectivas. Si observamos bien, veremos que la mayoría corresponden a fechas: días, meses u años, evidenciando la obsesión de la artista por "indagar en el tiempo", tratando quizás de darle una forma y un sentido a algo tan inasible e irrepresentable como el dios Kronos.

Así, situados sobre la tela y formando diversas tramas y patrones de diseños mas bien abstractos, estos números nos llegan a marear, a producir una suerte de hipnotización. Frente a estas superficies tapizadas de dígitos pintados, aparecen en ciertas ocasiones unas especies de elipses o espirales igualmente sugestivos, que no hacen más que perseverar en este afán de manifestar un sentimiento de infinito, de lleno total, de un mundo abrumador, intenso, del que no hay escape posible.

Asimismo, llama poderosamente la atención el uso de colores fuertes, generalmente primarios, que nos hablan de un entorno urbano (con todo su bullicio y confusión), moderno, complejo, lleno de vibraciones que llaman la atención a sus habitantes, por cierto casi siempre reducidos también a un número. Esa energía ilimitada que brota de las telas, distingue esta muestra. Esa energía siempre presente en el transcurso y devenir de la vida humana. 
Galería Palma-Valdés, Alonso de Córdova 2812.


-----------------------------------------



GALERIA DE ARTE PALMA VALDES
Por Gema Swinburn

XIMENA MANDIOLA es una artista con un sello inconfundible. Donde sea que esté su impronta nos es familiar y, por ende, fácilmente reconocible. Esto lo hemos podido comprobar en sus últimas tres exposiciones individuales que han girado sobre la misma temática donde sólo a habido cambios de forma. Sus series se han caracterizado por la reiteración gestual, intenso cromatismo y una tremenda obsesión por plasmar en la tela números o letras correlacionados. La repetición de sus símbolos llenó la tela, a la manera de una artesana que teje o al modo de un niño castigado que llena planas de planas escribiendo la sentencia indicada.

En eso más o menos ha girado la obra de Ximena Mandiola; sin embargo, en su muestra actual observamos cambios que rompen con la monotonía anterior pero, lo que es muy interesante, no desconocen la historia y la trayectoria de la artista. En ese sentido, lo primero que debemos destacar es la ruptura de la horizontalidad y la introducción de nuevos elementos con lo cual la reiteración gestual y visual se atenúa. Las urdimbres de las tramas varían y producen diferentes efectos, con lo cual, la serie pictórica se vuelve menos uniforme y cada obra adquiere un valor particular.

Cabe recalcar otros cambios experimentados en esta nueva exposición. Al concepto de seriación, motivación fundamental en la obra de Ximena Mandiola le otorga un sentido menos estático. Ya no son sólo sucesiones de íconos que se repiten iguales unos a otros según la determinación de la artista. En estas nuevas obras, la seriación en ocasiones se ve interrumpida por espacios cromáticos o bien les otorga diferentes separaciones entre un símbolo y otro. Hay un afán de ritmo, de dinamismo, que se incorpora y que antes sólo se percibía en algunas obras.

Es curioso cómo en las pinturas de pequeño formato, es donde más observamos hacía donde va esta obra, sus nuevos logros y el gran quiebre que ha experimentado con su propia tradición plástica que conlleva la búsqueda y el difícil camino de la identidad.

En fin, tal como la psicología y la educación han cambiado y a nadie se le ocurriría poner a un alumno frente a una hoja de papel escribiendo la condena, la obra de Ximena Mandiola se abre, la artista se permite ciertas licencias y libertades, la más importante introducir la variedad, evitar la fórmula e investigar plásticamente lo que siempre produce riesgo. Sin riesgo no puede vivir la obra de arte.

 

   
     
     
     
 
 
 
------------------------------------------o-----------------------------------o-----------------------------------o------------------------------------------
 
 
 
  EXPOSICION "REGISTRO II" INSTITUTO CHILENO NORTEAMERICANO. SANTIAGO - CHILE 1999.  
 
 

Por Gema Swinburn

Ximena Mandiola ilumina con el color y su reiteraci6n gestual la Sala Nueva y la impregna con su tan particular manera de ver y sentir la pintura.
Con pocas obras nos da a conocer lo que es su quehacer y su gran obsesión. Plasma en la tela con ritmo certero y constante ciertos números o letras, a la manera de una artesana que teje y que no para de tejer, o como a un niño que lo castigan haciendo y llenando planas y más planas. En esta suerte de ordenado vértigo Ximena Mandiola, gracias al color, a las variaciones tonales y con el acto de repetición, consigue efectos e inquieta al espectador.

 
 
 
 
------------------------------------------o-----------------------------------o-----------------------------------o------------------------------------------
 
 
 
  EXPOSICION "REGISTRO" GALERIA PRAXIS. SANTIAGO - CHILE 1998.  
 
 

Por Gema Swinburn

XIMENA MANDIOLA presenta una exposición titulada "Registro Pinturas". En esta serie, la reiteración es parte fundamental de la obra. Repite de manera obsesiva el mismo gesto o el mismo signo hasta completar la plana-tela o hasta saciar su impulsividad.

Esta repetición, colocada en forma ordenada y lineal produce una continuidad y un ritmo interrumpido solamente por el color v su intensidad cromática. Aparecen en ese momento ciertas características de la identidad del "hecho a mano" como son algunas leves imperfecciones, énfasis y tramados propios de toda cotidianidad que nos susurran algo de emotividad.

Esta repetición gestual está unida además, a un aspecto muy femenino y tradicional, heredado y aprendido de generación en generación: las labores manuales. Al observar esta suerte de planas rellenas o de tramados cromáticos, surge la idea del tejido y del bordado. Quehaceres que buscan la dedicación maniaca y que encuentran en la pulricritud y en el rigor ciertas habilidades y bellezas.

En el caso de las pinturas de Ximena Mandiola, el resultado de las tramas superpuestas, a diferencia de las mecánicas, dejan entrever imperfecciones que tensionan la lectura visual de estos planos cromáticos. Estas tensiones actúan como simulacros de texturas alejándose del trazo emocional y acentuando una actitud obsesiva y controlada que implica tener que finiquitar su trabajo creativo manteniendo la propuesta de signos serializados. Es decir, poseen la misma calidad y cantidad de color.
La obra de Ximena Mandiola se maneja dentro la corriente exótica de la pintura.

 
     
     
     
------------------------------------------o-----------------------------------o-----------------------------------o------------------------------------------
     
     
     
  EXPOSICION GALERIA DE ARTE JORGE CARROZA. SANTIAGO - CHILE 1993.  
     
 

La Tercera. Agosto 1993.

NUEVOS VALORES DEL ARTE
Ricardo Bindis

La cartelera artística de la semana nos trae nombres nuevos en el panorama de la pintura nacional, que revitalizan su búsqueda. En la "Galería Carroza" se presenta en su primera individual Ximena Mandiola, con una euforia crómatica que invade la tela con poderosa energía en la pincelada. Es una imagen dinámica del espacio pictórico, al que contribuye el formato monumental y la espesa materia que utiliza la artista, motivada por las botellas, los vasos y ocasionalmente unos gatos que se cruzan entre los objetos domésticos. La pasión por el color libre es su objetivo central, por eso el asunto es sólo un pretexto para su labor plástica. Los movimientos rítmicos con el pincel y el torbellino que activa las botellas tendidas le permiten lograr sus mejores resultados cuando la representación no se escapa hacia soluciones abstractas. "El desacuerdo","Determinación" y especialmente "¿Quién es ése?" con un animalillo dómestico como centro de la composición, me parecen logros maduros de esta muestra inicial. La vitalidad del trazo llama la atención en Ximena Mandiola, además de apreciarse su pasión por el color, que se mueve entre los contrastes violentos de las oposiciones o el tonalismo de grises metálicos. Su alegría de pintar no le cierra fronteras y se aprecia gran optimismo artístico. Es un arte de gesticulación explosiva y que se atreve en una gran transformación del espacio, en función de un color autónomo. Creemos que su primera incursión pictórica es muy valiosa, pero cuando se acerca a la descripción del objeto y desahoga las áreas a cubrir, aminora la saturación y comunica mejor sus mensajes.